La ciudad de Essaouira

Rúbricas[Fotos] [Presentación] [Situación] [Visitas] [Cultura] [Informaciones prácticas] [Otros temas]

[Inicio] [Tema ascendente] [Tema siguiente] [Via Gallica]

Página publicada

FotografíasFotografías

. Haga clic para ampliar la imagen.

PresentaciónPresentación

Presentación generalGeneralidades
. Haga clic para ampliar la imagen.Essaouira (الصويرة) es una ciudad portuaria de Marruecos de la costa atlántica que contará alrededor de 70.000 habitantes y la cabeza de partido de la provincia del mismo nombre que cuenta con alrededor de 500.000 habitantes.
EtimologíaEtimología
Essaouira: el bien dibujada.

Essaouira también se ha llamado Amogdul (el bien guardada) en Berberisco, Mogador en portugués, Mogadur en español y Mogador en francés.

SituaciónSituación

Essaouira se sitúa sobre la costa Atlántica de Marruecos, a 173 km al norte de Agadir, a 176 km al oeste de Marrakech y a 360 km al sur de Casablanca.

Construida sobre una península barrida por los vientos alisios venidos del océano, Essaouira presenta un clima menos caliente en verano que su vecino del Sur, Agadir pero goza también de una temperatura constante en toda temporada (25 °C), contrariamente a Safi o en Casablanca, más al norte.

VisitasVisitas

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
El puerto
Se accede al puerto de Essaouira cruzando la aduana, y de paso delante de una vuelta que alberga la estación meteorológica más antigua de África. El puerto se arregla al pie de las defensas y a la extremidad de la larga gama de arena fina que confina la ciudad, el puerto de Essaouira no es ya, desde hace tiempo, un centro importante del tráfico marítimo marroquí. El puerto, de dimensiones modestas, se ve cada vez más competido con por puertos mayores para la pesca de la sardina sobre la costa atlántica.
Fortín que alberga el tiempo. Cliquer pour agrandir l'image.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
Si se se construye aún algunos barcos, según los métodos ancestrales (en madera de teca y eucalipto), esencialmente destinados a la pesca, es sin embargo para su animación matinal que se reelige el puerto.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
A partir de las primeras horas, cuando el viento despierta la ciudad dormida, las barcas de los pescadores se apilan en un desorden indescriptible en torno a los muelles, y los pescaderos instalan sus puestos. El guirigay está a su cima algunas horas más tarde, cuando se distribuyen las cestas llenadas de pescados se alzan sobre el pontón y entre los tenderetes. Las barcas y barcos coloreados, las mujeres reparando las redes, a los pecadores descargando las sardinas y a las caballas hacen un lugar muy vivo.

La subasta es el momento ideal para deambular, la cámara fotográfica en bandolera, y probar una de estos chisporroteos de sardinas o caballas, en los efluvios de anchoa o saurels en seco pescados, en medio de la palabrería de las mujeres que reparan las redes de los marineros, no faltar no la hora de la siesta, a las horas calientes de la tarde, cuando los pescadores se duermen acurrucados en sus redes.

El espectáculo más fascinante pasa a la subasta, cuando escuadrillas de gaviotas, en un concierto de gritos, vienen a pillar bajo sus ojos los puestos de los pescadores.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
Bab el-Marsa
La puerta de la Marina permitía conectar la ciudad a los muelles de embarque permaneciendo al mismo tiempo al refugio de los tiros de los posibles buques fijados al amplio.

Es una bonita construcción neoclásico, más decorativa que de verdad defensiva a pesar de la presencia de las dos atalayas, se construyó en 1769 por el sultán Sidi Mohammed ben Abdallah en la reconstrucción y la fortificación de la ciudad. Del lado del mar, dos columnas acanaladas soportan un frontón bajo el cual se graban tres medias lunas, símbolo del sultán Mohammed ben Abdallah. Una inscripción la fecha de 1769 e indica el nombre del arquitecto que la construyó, el renegado inglés Ahmed el-Eulj.

La puerta se conecta al sqala (plataforma de artillería) del puerto por un puente consolidado, a las pilas agazapadas y al parapeto dentado, que franquea las piscinas para niños donde se afianzan de numerosas barcas de todos los colores.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
El Sqala del puerto
Después de una pequeña escalera a la derecha de la puerta de la Marina, y contra ésta, un bonito puente consolidado permite acceder al sqala del puerto de paso bajo una grande vuelta cuadrada.

Esta larga plataforma de artillería, mayor que la del casbah, defendía el puerto de los ataques exteriores por una serie de sectores y atalayas, proporcionados de una docena de cañones de bronce armoriés, dispuestos frente al amplio; se termina por una glorieta concebida para actuar las pesadas piezas de artillería. Se puede aún ver sobre las cuatro caras de los torreones, grabada en pequeñas placas de tuya, la inscripción “Barakat Mohammed”, la divisa de la ciudad alegando la bendición del Profeta sobre la ciudad y sus habitantes.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
De la cumbre de la vuelta de ángulo que domina el sqala, la vista panorámica engloba el médina, el puerto, el sqala, la bahía, y, ahogadas en las brumas, Diabat y la isla de Mogador. No se cansa de observar el ballet de las gaviotas que, después de haberse dejado llevar por los alisios, gusta venir a basarse un momento en el pináculo del una de las cuatro atalayas. Se se puede retrasarse, preferiblemente la mañana, a acechar la vuelta de los barcos pesqueros.

Pasear al crepúsculo permite encontrar la atmósfera grandiosa de esta plataforma, así bien utilizada por Orson Welles para volver aquí a algunas escenas de su película Othello. La película hecha en exterior sobre las defensas y sobre el sqala del puerto, obtuvo la Palma de oro del festival de Cannes en 1952. Cuarenta años más tarde, la ciudad de Essaouira - que cuenta desde un lugar Orson-Welles - celebró con fasto el aniversario de esta consagración organizando a distintas manifestaciones, entre las cuales una tarde musical mover y grandiosa al sqala.

Visita: todos los días de 8:30 a 12:30 y 14:30 a 18:00.

Entrada abonada: 10 dirhams (- 12 años: 3 dirhams).

. Haga clic para ampliar la imagen.Gaviota argéntea (Larus argentatus). Cliquer pour agrandir l'image.Gaviota argéntea (Larus argentatus). Cliquer pour agrandir l'image.
El Sqala del casbah
Para volverse al sqala del casbah al dejar el sqala del puerto, se debe ganar el lugar Moulay EL Hassan, extenso rectángulo reservado a los peatones quienes animan numerosas terrazas de cafés y pequeños restaurantes, y torcer básicamente a la izquierda en la calle del Sqala que conduce a la defensa.

La callejuela del Sqala, muy estrecho, bordea las defensas dentro de la ciudad donde se alinean altas fachadas blancas a ventanas azules; algunas callejuelas cubiertas se trasladan sobre la derecha. Después de un paso bajo bóveda, lo cocea se amplía de los ebanistas allí tienen a tienda y hay aún a sus pacientes trabajos de marquetería (tablas, cajas, pulseras, fruslerías de madera) que hacen el renombre de los artesanos de Essaouira.

. Cliquer pour agrandir l'image.. Cliquer pour agrandir l'image.
Una larga cuesta fijada en la pared lleva entonces hacia el sqala del casbah, o sqala de la ciudad, extensa plataforma de artillería a las paredes hechas muescas en de sectores en las cuales aún se dirigen una veintena de cañones de bronce. Estos cañones, fundidos, para la mayoría, en Barcelona y Sevilla, datan del final del Xviii siglo y se tomaron a los Españoles. Las fortificaciones protegían aquí la ciudad contra los ataques por mar.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
La terraza, larga de 200 m, domina el océano y ofrece una opinión magnífica. Una bonita puerta abre sobre la plataforma circular, donde se actuaban los cañones del bastión septentrional. Es de la terraza del bastión septentrional que se tiene la mejor vista sobre la obra consolidada, retransmitida a lejos por el sqala del puerto, la fila de los islotes rocosos empanachés de espuma, y la costa del cabo Sim en lo siega.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
La más bonita vista es la que se obtiene subiendo sobre el bastión septentrional el sqala: los islotes rocosos del Siete Purpuraires se descascan â pérdida de vista, hasta el alejado cabo Sim, en segundo plano.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
Al volver a bajar, debajo del Sqala, se pueden visitar los talleres de marquetería donde se fabricaban la mayoría de las partes vendidas en los zocos del médina. Se escapaba el humo de los fuegos de virutas, pero si, hoy, el aire siempre se encarga del olor de la madera de tuya y el aceite de lino, se transforma la mayoría de los talleres en tiendas y los verdaderos artesanos se hacen raros en el barrio. Estos talleres, transformados en tienda, se sitúan en las antiguas casamatas arqueadas dónde antes se construían y se carenaban las naves del corsarios del sultán, había los barriles de polvo.
Las defensas
El ingeniero aviñonés concibió el plan general de las fortificaciones, inspirado en las obras de Vauban, Théodore Cornut. Largas de más 2 km, las defensas eran reforzadas por las baterías del puerto y la ciudad para hacer frente a los ataques navales, y por el bastión meridional para asegurarse contra un asalto terrestre. Una red de fortines y baterías colocados sobre los islotes, la isla de Mogador y la gama de Diabat venía a completar el dispositivo defensivo.

¡El color ocre diluido de las pequeñas defensas de Essaouira confiere a esta ciudad caliente y fotogénica aires de ciudad bretona que albergarán alguna misteriosa guarida de corsarios! Dos estilos de defensas coexisten, representando las influencias árabes y franceses. Las defensas de tipo jerifiano, observando hacia el interior tierras, se hacen de piedra cubierta de enlucido ocre y flanqueados de sectores cuadrados, de puertas redondas y de un estrecho camino de ronda; se proporcionan las defensas de tipo europeo, sobresaliendo por el océano, se construyen sin capa, y de un amplio camino de ronda, de extensas atalayas así como de sectores biselados. En el bombardeo de 1844 por la flota francesa se dañaron las defensas.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
Las islas Purpuraires - la isla de Mogador
Las islas Purpuraires designan el conjunto de los islotes que protegen la ciudad de la marejada, a algunos cables del puerto. Podrán acceder a la mayoría de ellos pidiendo a los pescadores del puerto conducirse. Pero es más bien raros, el paso siendo peligrosos para las embarcaciones, y el espectáculo in situ, relativamente limitado: a parte los pájaros, se no se descubre mucho de interesante.

Al tiempo prehistórico, se podía probablemente acceder a pie sobre los islotes más distantes cruzando a marea baja. La mayoría de los islotes sólo formaban al origen una única isla, dividida durante el tiempo por el asalto de las olas. ¡Según una leyenda, los campesinos berberiscos de Diabat se llevaban sobre las aguas sus toros o sus ovejas para sacrificarlos sobre los islotes! Es sobre la isla de Mogador que se descubrieron los más antiguos rastros de vivienda del lugar de Essaouira.

Conocidos de los Romanos bajo el nombre de islas Purpuraires, los negociantes mediterráneos visitaron la isla de Mogador y el islote vecino durante toda la Antigüedad: Griegos, Chipriotas, Fenicio, Cartagineses y sobre todo hay rastros, revelados por las excavaciones arqueológicas.

La isla de Mogador albergó, en particular, la gran fábrica de púrpura construida por el rey de Maurétanie, Juba Li.

Ocupada y consolidada al tiempo de Mohammed ben Abdallah, al siglo pasado, la isla de Mogador es desértica desde el final de su reino y sólo muestra las ruinas de una vieja prisión construida por el abuelo de Beii Abdallah, el sultán Moulay EL-Hassan.

La isla de Mogador, poblada de gaviotas y halcones Éléonore, en adelante se transforma en reserva natural ornitológica.

Hay actualmente prohibidas excepto derogación a carácter científico, de ahí la entrega de un pase. Precio que debe discutirse con uno de los barcassiers del puerto. Duración de la travesía: 15 Mn aproximadamente.

La isla ofrece una vista extendida sobre la costa, la ciudad y la bahía de Essaouira.

. Haga clic para ampliar la imagen.
El médina
Al encargar ingenieros y a arquitectos europeos de crear una ciudad ex nihilo, el sultán les proporciona una única ocasión de llevar a la práctica las teorías del urbanismo del Siglo de las luces. Essaouira es así el único médina del Marruecos que debe poseerse un plan ortogonal, con arterias en habitualmente amplios y perfectamente rectilíneos. El eje principal, orientado al noreste, consta de las avenidas Oqba ibn Nafiaa y Mohammed ben Abdallah, que se cortan a ángulo derecho por las calles el-Attarine y Mohammed el-Qory. Dentro de cada uno de los islotes, este rigor es moderado por la imaginación muy oriental de las callejuelas y callejones sin salida de forma irregular. Detrás de la nobleza austera de las fachadas blancas, el visitante un poco curioso descubrirá el grouillement coloreado de una vida misteriosa.

Se entraba antes en el médina de Essaouira por la puerta de la Marina; en la actualidad, el paseante pasará más bien por Bah el-Sebaa (la puerta del León) al ángulo de la avenida Mohammed-v. Bab el-Sebaa señala la entrada del antiguo casbah, antes reservada a los alojamientos de la administración del sultán y los cónsules europeos, y construido antes del médina. Sobre el frontón de la puerta, se puede leer la siguiente inscripción: “Gracias a Dios comienza la fundación de esta ciudad, pacífica, pedida por nuestro señor el imán Mohammed ben Abdallah, 1718-1765”. Después de haber cruzado a Bab el-Sebaa, se desemboca en la avenida de El Cairo.

Se accede al médina por el pequeño lugar de Bab el-Sebaa, entorpecido de terrazas y cafés moros. A partir de allí, más consignas: pierden en las calles que van del lugar Bab el-Sebaa y van al descubrimiento de este médina poblado de comercios y galerías de arte. Toman para punto de referencia el alminar del campanario de iglesia o el de la Gran Mezquita que conecta el lugar Bab el-Sebaa al lugar Moulay EL-Hassan, espléndida realización de estilo portugués maroco (tomar sobre su izquierda cuando llegan a la Gran Mezquita).

La casualidad de las calles hace descubrir numerosas casas - indicadas por discretas placas conmemorativas escritas en árabe o en francés - que albergan algunas páginas gloriosas de la historia de la ciudad y que recuerdan que el capricho del sultán Sidi Mohammed ben Abdallah había conducido a construir nuevos chalets a la intención de los embajadores occidentales.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
Avenue Oqba Ibn Nafiaa
La avenida Oqba Ibn Nafiaa (el antiguo méchouar), muy amplia, tiene más bien el aspecto de un lugar, confinado por una parte por las defensas del antiguo casbah, del otro, por varios hoteles.
Avenue l’Istiqlal
La avenida Oqba Ibn Nafiaa se estrecha y toma entonces el nombre “del Istiqlal”, y pasa bajo una bonita puerta a tres arcos. Allí se abren los zocos, con sus soportales de piedra reconstruidos en 1945: a la izquierda, el zoco a las especias, la lonja y pintorescas tiendas de alimentación.
Rue Mohammed el-Qory
Sobre la derecha de la avenida del Istiglal, entre el zoco de los joyeros y el mercado a las hierbas, lo cocea Mohammed el-Qory, larga, estrecha y muy animada, conducido hasta Bab Marrakech, junto a la cual se encuentra juntos artesanal (todos los días 10:00 -13h, 15:00 -18h). No lejos de esta puerta se elabora el enorme bastión meridional.
Avenue Mohammed Zerktouni
La avenida del lstiqlal se continúa bajo el nombre de avenida Mohammed Zerktouni hasta Bab Doukkala. La avenida Mohammed Zerktouni, principal vía comerciante de Essaouira, corte en dos la vieja ciudad. Cruza el zoco Jdid, donde se encuentran, detrás de los soportales, el muy pintoresco mercado de las especias y el de los pescados. Es en esta pintoresca callejuela y hasta Bab Doukkala, al norte de las defensas, que se tiene uno de los mercados más animados el Essaouira. Alrededor se presiente de numerosos narradores y músicos, esencialmente gnaouas.

En la pequeña rue Syaghine, que confina el mercado a la izquierda después de la mezquita, se agrupan los joyeros.

Pasado la puerta consolidada Bab Doukkala, al cruzar las defensas y la avenida Moulay Youssef, se puede ver sobre la izquierda el cementerio cristiano, simplemente indicado por un “Pax” sobre la puerta, sobre vestigio del cosmopolitisme de la ciudad. Sus tumbas casi están al abandono, pero una lectura atenta de las inscripciones funerarias informado sobre la presencia diplomática europea a Essaouira y sobre las condiciones sanitarias que debieron reinar hasta el final de el protectorado…

Del otro lado de Bab Doukkala también, la antigua estación de autobuses se transforma hoy en locales destinados a los artistas.

Avenue Mohammed ben Abdallah
En la larga estrecha avenida Mohammed ben Abdallah, y muy animada, cohabitan armoniosamente pequeños comercios tradicionales y tiendas para turistas.

Mucha animación en esta calle, donde los pequeños comercios invadieron las nobles Casas Blanca a los aspectos azules y sólo son montículos multicolores de frutas, verduras, especias, detrás de los cuales los negociantes desaparecen a mitad, tomando pasos de hombres-tronco. Arqueadas las callejuelas transversales, de vez en cuando, muestran bonitos pórticos en piedra de importancia sutilmente tallada, a los arcos en lleno ajusta adornados con zelliges, y conoce ellas también una gran animación en final de tarde. Por todas partes, se cruzan las siluetas envueltas de las mujeres souiries, que llevan el todo haïk.

. Haga clic para ampliar la imagen.
Rue Mohammed Diouri
Al ángulo de la rue Mohammed Diouri, por ejemplo, la sede del consulado de Francia se sitúa en un bonito chalet donde hizo alto, en 1884, el padre Charles de Foucauld. ¡En esta misma calle, al lugar del actual cine Sqala, se encontraba la Casa de Alemania, más exigüe y dentro de la cual el cónsul Prusiano organizaba subastas de mercancías averiadas!
. Haga clic para ampliar la imagen.
La rue Laâlouj
Al volver a bajar la rampa de acceso al sqala, se alcanza la rue Laâlouj torcer a la izquierda después del paso arqueado.

Relativamente amplio y rectilíneo, al igual que los ejes principales de la ciudad, lo cocea Laâlouj, confinada hoy de restaurantes, da prueba del urbanismo tan particular de Essaouira.

La rue Laâlouj cruza la avenida Mohammed ben Abdallah, dónde toma el nombre de calle el-Attarine.

Más al norte, hacia las defensas, en la rue Laâlouj, abandonada la Casa de Inglaterra, hoy, albergaba desde los 1769 cónsules del Reino Unido.

A la derecha en la rue Laâlouj, el museo Sidi Mohammed ben Abdallah se instala en una belleza Riad de negociantes del Siglo XIX siglo que fue la sede del ayuntamiento bajo el protectorado. El museo se consagra a los hábitos y tradiciones artesanales o artísticas de la región de Essaouira, y reúnen colecciones recogidas con pasión por su creador, el artista Boujemâa Lakhdar.

A la planta baja, se encuentra información general tanto sobre el patrimonio cultural de la ciudad como sobre los descubrimientos arqueológicos (de la prehistoria al Fenicio). Es a Essaouira que se encontró la única ánfora intacta de Marruecos (ánfora del IIIe e IVe siglo ap. J. - C., Mar Egeo).

Al piso se presentan distintos instrumentos musicales utilizados en las fiestas de las distintas hermandades religiosas (gnaoua, hamadcha, aissaoua, et cetera) o matrimonios y circuncisiones, las alfombras y colgaduras tejidas por las mujeres de las tribus de lengua árabe chiadma o mozo de cuadras bousbaa, de los muebles embutidos, de las incrustaciones, de las maderas pintadas, de las joyas y armas decorada, de los amuletos a los decorados de pájaros, serpientes o sapos, todos encargados de funciones mágicos.

Visita de 8:00 a 18:30. Cerrado martes. Cerrado viernes de 11:30 a 15:00.

Entrada abonada: 10 dirhams.

Rue Ibn Toumert
En la prolongación de la rue Derb Laâlouj, calle lbn Toumert, se encuentra la suntuosa residencia que antes perteneció al plenipotenciarios de Génova.
Rue Hoummane el-Fatouaki
La rue Hoummane el-Fatouaki alberga la antigua Casa de la Holanda, construida urgentemente, en 1776, para colocar a la familia del nuevo cónsul, y la Casa de Dinamarca, más pequeño. Por fin, en el fondo de la calle lbn Zehr, una pequeña iglesia portuguesa recuerda que la ciudad fue el bastión durante mucho tiempo africano del reino de Portugal.
Calle el-Attarine
Los zocos
Los zocos de Essaouira se dispersan aleatoriamente de las amplias calles de color azul y blanco. Vuelven de nuevo sobre sus pasos hasta la Gran Mezquita: allí comienza lo cocea Sidi Mohammed ben Abdallah, principal arteria comerciante con la avenida del lstiqlal que le es paralelos. Una gran animación reina en estas dos arterias que albergan talleres de artesanos y donde, detrás de montículos de especias y frutas, los negociantes esperan a los turistas. Más lejos, los coceas se estrechan y la cal blanca cede el lugar a una capa ocre. Numerosas fachadas enarbolan aún rejas de hojalatería en el estilo andaluz y portugués del Xviii siglo, y se tallan sutilmente y se adornan los pórticos en piedra de importancia con zelliges.

Cerca de la rue Mohammed el-Gorry, la callejuela Siaghine alberga el zoco de los joyeros, hoy un tanto caído en desuso, pero que fue uno antes de los lugares más muy conocidos para sus joyeros, principalmente judíos.

Se encuentran aún algunas bonitas partes grabadas en oro y en dinero en filigrana, pero los joyeros contemporáneos ya no trabajan más que el dinero, la mayoría de las joyas procedente de Casablanca.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
El mellah
. Haga clic para ampliar la imagen.Antiguo barrio judío de la ciudad, el juiverie, o mellah, está en restauración.

El mellah comienza con la rue Mohammed Zerktouni. En este barrio a las callejuelas oscuras se apilaban, hacia 1950,18 000 judíos (o sea 40% de la población de la ciudad), viviendo principalmente del comercio de las joyas y telas. Todas, a excepción de seis familias, dejaron la ciudad después de la independencia de Marruecos en 1956 y la Guerra de los Seis Días en 1967. Cada año, en septiembre, un peregrinaje atrae a judíos marroquíes y a extranjeros venidos a rendir homenaje al rabino Haim Pinto, enterrado en el cementerio de la ciudad.

Se contaba en el mellah una cuarentena de destilerías en que se preparaba anisado un alcohol de higo, el mohia, distribuido en todo el suroeste de Marruecos.

La antigua sinagoga se visita previa petición.

Artesanía de marquetería
La madera empleada es el arar generalmente, o tuya de Crueldad, de la cual existe grandes asentamientos en la región. Las raíces de este árbol se aprecian especialmente en ebanistería: son las “lupas de arar” que da, una vez finas, superficies irisando de un muy bonito efecto. La decoración de los muebles se obtiene por medio de esculturas e incrustaciones de limonero, ébano, nácar y dinero.

En si Mohamed Azragui

26 quartier Lalla Amina

Fuera del médina entre Bab Marrakech y la estación de autobuses. Artesano ebanista y taraceador, bonito trabajo de la lupa y el tablón de tuya, realizaciones sobre pedido posibles. Precios muy accesibles y excelente calidad.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.
La gama
La gama de Essaouira se extiende en el fondo de la bahía, al contacto inmediato de la ciudad. Su cuesta suave y unida lo vuelve muy seguro, a pesar del viento. Los vientos alisios aportan aquí durante todo el verano una frescura sorprendente.

La gama es muy bonita y suficientemente extensa para albergar el todo-Marrakech en pleno verano. Se se viene también de Ensuciado y Casablanca el fin de semana. Si los turistas occidentales conocen aún mal esta esquina de paraíso, los turistas marroquíes, ellos hay. Se abarrota pues la gama a menudo (por no decir siempre).

Una extensa huelga confina la costa al norte de la ciudad pero, pegada por los vientos, sólo es agradable por muy bonito tiempo. Los vientos a veces violentos que se tragan sobre la península favorecen aún más el surf y el funboard que el bronzette.

. Haga clic para ampliar la imagen.. Haga clic para ampliar la imagen.

Historia y tradicionesHistoria, literatura, artes, tradiciones, leyendas, religiones, mitos, símbolos…

HistoriaHistoria
. Haga clic para ampliar la imagen.Essaouira fue uno de los primeros lugares visitados por los temerarios navegantes que, a partir de la Antigüedad, se arriesgaban sobre el Atlántico y navegaban hacia el África negro. El Fenicio, que ocuparon la región a partir de la Ciudad siglo delantero J. - C., había establecido aquí, sobre la costa marroquí, uno de sus principales contadores, entonces conocido bajo el nombre de Thamusida y probablemente situado a algunos kilómetros al norte de la actual ciudad. Hacia 650 antes de nuestra era, los Cartagineses desarrollaron a su vez Essaouira, que se volvió una de sus escalas:

se encontró una alfarería datada de este tiempo y revestida de las iniciales y del nombre del almirante Magon sobre la isla de Mogador. Es a partir de la conquista romana, al siglo apr. J. - C., que Essaouira se volvió uno de los más famosos talleres de fabricación del púrpura.

Islas situadas ante la ciudad, se extraían este colorante rojo vivo de algunos moluscos, los murex, especialmente abundantes en este lugar. Essaouira y sus islas, pronto llamadas “Purpuraires”, se volvieron, bajo el reino del rey Juba II, la punta extrema de la conquista romana.

Essaouira, el bien guardada
Essaouira conoció varios nombres durante su historia. Al Ve siglo, se llamó a Amogdul (es decir, “el bien guardada”) en homenaje su santo dueño, Sidi Mogdul, cuyo mausoleo, situado a algunos kilómetros del actual centro urbano, se impuso poco a poco como uno de los puntos de peregrinaje más venerados del Berberiscos.

El peregrinaje, celebrando la memoria del santo hombre, trajo la paz entre el Hahas (berbérophones del sur de la ciudad) y el Chiadmas (personas de lengua árabes del norte). De Sidi Mogdul, no se sabe mucho si su gran piedad era alquilado por el todos Marroquí que, en las grandes invasiones portuguesas, se volvían hacia Amogdul como hacia uno de los lugares protectores del reino. El puerto de Amogdul permitía el tránsito de todas las mercancías producidas en el bajo así como de las riquezas venidas del Gran Sur marroquí.

Mogador la Portuguesa
Los Berberiscos cedieron la ciudad a los Portugueses al principio del XVe siglo (Amogdul pasó a ser entonces Mogdoura, por deformación de pronunciación, luego Mogadour para los Españoles, antes de ser el Mogador de los Franceses). Es en esta época que los Portugueses decidieron la fortificación de esta ciudad portuaria. A la instigación de Du Manual de Portugal, se construyó un castillo real, del cual no sigue siendo más que algunas ruinas hoy.

La llegada masiva de una población portuguesa sólo se produjo más tarde, al XVIe siglo, cuando el reino de Portugal descubrió los fabulosos beneficios potenciales de la explotación de la caña de azucar, entonces abundante en la región de Essaouira, en el interior así como sobre la costa, hacia Agadir.

Más tarde, Mogador fue la única ciudad portuguesa que debe resistirse a los asaltos de los sultanes saadiens cuando estos últimos emprendieron de expulsar el invasor de Marruecos. Safi y Agadir cayeron a partir de 1530 y fue necesario esperar la batalla de unos Tres Reyes, en el 1578, dónde fallece el rey de Portugal, para que la ciudad de nuevo esté vinculada al reino del sultán Ahmed el Dorado, Victoriosos.

El Saadiens se interesaron apenas por Mogador, prefiriéndole el calor obstruyendo y el fasto estupefaciente de Marrakech, recientemente reconstruido. El azúcar de caña rojizo procedía de Essaouira. Se cambió, al peso, contra el mármol de Carrara que Ahmed el-Mansour había hecho transportar vía mar para construir su suntuoso palacio de El-Badii, en Marrakech.

Una ciudadela ante el Océano
Sólo a partir de 1764 que el Alauí Sidi Mohammed ben Abdallah emprendió de restaurar y desarrollar la ciudad. Agadir, la otra gran ciudad portuaria, acababa de rebelarse contra la autoridad del soberano y aprovechaba de su situación geográfica excepcional para monopolizar los intercambios con Europa. Era importante pues competir con la ciudad rebelde y dar de Mogador un paso marítimo y militar aún más prestigioso.

Fue cosa hecha gracias a un último preso francés, al saldo de los Ingleses, el arquitecto Théodore Cornut. Alumno de Vauban, y ya el autor de numerosas plazas fuertes del -Rosellón languedoc, sacó partido de su libertad contra los planes de una noticia citado. Mogador pasó a ser Essaouira, es decir, literalmente “el lugar consolidado”. De este tiempo datan las sorprendentes calles del médina, construida según un plan rectilíneo y proporcionada de grandes y amplias arterias que se cortan a ángulo derecho. Cornut no se limitó a europeizar a Mogador.

La dotó con defensas suntuosas, al Vauban, del lado del mar, por supuesto, con el fin de defender esta nueva guarida de corsarios del sultán, y también hacia el interior de las tierras, con el fin de prevenir toda tentativa de rebelión de las tribus insumisas. El sultán y su arquitecto colocaron baterías de cañones muy a lo largo de la bahía. Un bastión circular, el borj el-Bermil, se creó a la entrada del puerto; adiestramiento su imponente silueta sobre el océano, da a la ciudad aires de ciudad bretona. Sobre la isla de Mogador, ante el puerto, otro consolidado bastión de vigilancia, el borj el-Assa, prohibía el paso a todo buque enemigo mientras que, al sur de la bahía, el borj EL-Pelea señalaba sus cañones sobre el horizonte, defendiendo al mismo tiempo la ciudad y la desembocadura del ued Ksob. Este listo sistema de bastiones permitió a Essaouira de rechazar toda tentativa de agresión, los cañones operando en TIR cruzado y no dejando ninguna oportunidad a los infelices asaltadores.

Capital marítima y pulmón económico
Con el fin de dar un alma a su noticia citado, el sultán pidió a todos los Europeos, establece en Rabat, Salado, Casablanca o Agadir, de instalarse en Essaouira, que pasó a ser para un tiempo la capital diplomática de Marruecos. Es en esta época que vinieron a establecerse en el médina, siempre sobre orden real, las familias más ricas del reino. Poco a poco, Essaouira, la ciudad diplomática, pasó a ser Essaouira la ciudad fastuosa: los comerciantes del rey (tujjar EL-sultán) desarrollaron el comercio con Europa a partir del nuevo puerto que atrajo a todos los habitantes del reino. Por ello la ciudad se pobló tan de Árabes venidos del Norte de Marruecos (el Chiadmas), que de Berberiscos, resultantes de los contrafuertes del AntiAtlas (el Hahas), de judíos que se instalaron en el mellah (fueron más de 17.000 sobre 30.000 habitantes) y por fin de Gnaouas, estos descendientes de los esclavos negros de Sudán y Guinea. ¡Según una leyenda muy lírica, todas las tribus de Marruecos convergieron hacia Essaouira, sobre todo debido a la extrema belleza de sus mujeres, una belleza que hizo volcar los sentidos de los sultanes de Fès y Mekhnès, y que les llevó, por algunas noches de tormenta, a retirar lo bonitas extranjeras para para encerrarlas a nunca en sus harenes!

. Haga clic para ampliar la imagen.Essaouira conoció sin embargo un episodio sangriento en la rebelión marroquí algéro de 1844: el 15 de agosto, en el momento en que las tropas del sultán eran derrotas a la batalla del Isly, el batallón francés del príncipe de Joinville bombardeaba Essaouira. Los partidarios de la ciudad corsaria depositaron las armas, causando así la ira del sultán que, más tarde, hizo afeitar la barba a todos los cabecillas del ejército supido.

La actividad comercial de Essaouira no dejó de crecer a lo largo de los Xviii y Siglo XIX siglos. Cerca del 40% de los intercambios marítimos de Marruecos entonces estaban garantizado por Essaouira, mientras que el más mil de Europeos se establecían en el médina para negociar con el resto del país.

EconomíaEconomía
Este extraordinario desarrollo comercial se frenó a principios del Siglo XX siglo por el protectorado, cuando Lyautey decidió reforzar los puertos de Casablanca y Agadir. Essaouira entonces se olvidó en favor de sus dos rivales, pero si el puerto comercial vive bajar su actividad, la ciudad se dotó con nuevos barrios fuera de las defensas, sobre la crucecita, y se volvió un lugar rápidamente a la divergencia del turismo de masa que ganaba poco a poco Marruecos. A principios de los años setenta, es a Essaouira (rebautizada Mogador para la ocasión por sus nuevos habitantes de una noche) que se organizaron las más grandes reuniones hippy, por iniciativa de un determinado Jimi Hendrix. ¡Éste, caído loco enamorado del lugar donde residió durante cinco años, hasta quiso comprar el pueblo berberisco de Diabat, o sea algunos kilómetros de dunas y gamas al sur de la ciudad! Conciertos rock, cabello largo y petardos, el redescubrimiento de Essaouira por los beatnikes venidos de Europa sólo duraron un tiempo y dejaron el lugar a una ola turística cada vez más importante.

La ciudad costera de Marrakech suscita innegablemente entusiasmo. Hay en verano o el fin de semana, mientras que el mundo de los windsurfistas tiene los ojos vueltos hacia la península en los campeonatos del mundo que se desarrollan puntualmente. Hay, ciertamente, el efectivo que transporta una determinada imagen de la ciudad. El festival de música gnaoua atrae cada año un mar de aficionados que pone la ciudad en efervescencia. Los habitantes asisten con este motivo a una avalancha de gente que rompe en el médina, acuñado en las callejuelas, cuando los conciertos se acaban lugar Moulay Hassan. Así pues, Essaouira se siente en el deber desarrollarse (construcción de nuevos hoteles) para convertirse en un verdadero destino turístico. Esta voluntad de aparición se traduce también en su integración en la red aérea. El aeropuerto de Essaouira-Mogador, operativo desde junio de 1999 (con una conexión semanal de RAM), se aumentó en 2000. Su pista de aterrizaje permite en adelante acoger aviones de medias distancias del tipo Boeing 737. Desde abril de 2004, un vuelo directo conecta París a Essaouira cada jueves. El proyecto de 7.000 camas que va a realizarse al sur de la ciudad permite prever una renovación del aeropuerto y una prolongación de sus pistas con el fin de que aumente su tráfico.

Esperemos mientras que este impulso no perjudique a la vida diaria de los habitantes ni a la belleza del lugar, cuyo encanto e historia singulares no dejaron de fascinar a los viajeros y a los artistas del mundo entero, como Paul Claudel, Orson Welles, Maria Callas, Paolo Pasolini…

Otros temasOtros temas

Filiación del tema
Temas más detallados
Plano interactivo de la ciudad de Essaouira
Temas próximos
La ciudad de Essaouira
El pueblo de Ounagha
Temas más amplios
Inicio
La provincia de Essaouira
[Tema ascendente] [Tema siguiente] [Página de inicio] [Marruecos] [Via Gallica]
Buscar en este Sitio :
Buscar sobre la Tela :
Recomendar esta página :
Recomendar este sitio :
AlbanieAllemagneAngleterreArméniePays basqueBiélorussieBulgarieCatalogneCroatieDanemarkEspagneEstonieFinlandeFranceGalicePays de GallesGéorgieGrèceHongrieIrlandeIslandeItalieEmpire romainLettonieLithuanieMacédoineMalteNorvègePays-BasPolognePortugalRoumanieRussieSerbieSlovaquieSlovénieSuèdeTchéquieUkraïne
Si alcanzó este marco directamente, haga clic en este enlace para revelar los menús.